La Diabetes Mellitus es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce suficiente insulina o no es utilizada correctamente. La insulina se encarga de regular la glucosa en sangre, por lo que en el caso de los diábeticos se produce una hiperglucemia (elevado nivel de azúcar en sangre), la cual, con el paso del tiempo afecta pincipalmente a los nervios y vasos sanguíneo.

 “Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se define pie diabético como la infección y destrucción de tejidos profundos asociado con alteraciones neurológicas y varios grados de enfermedad periférica en la extremidad inferior”.

El podólogo, dentro del equipo multidisciplinar que trata a los diabéticos (médico de familia, endocrino, angiólogo…) se encarga del tratamiento del pie de las personas que padecen Diabetes Mellitus.

Existen unos factores de riesgo principales que deben evitarse, los cuales son:

  • Diabetes mal controlada
  • Sobrepeso/obesidad
  • Hipertensión arterial
  • Dislipemias (colesterol y triglicéridos altos)
  • Calzado inadecuado
  • Hábitos de higiene inadecuados

Medidas de prevención:

  • Revise y lave sus pies todos los días
  • La dureza o callo es el comienzo de un posterior úlcera, no la deje pasar y acuda al podólogo.
  • Mantenga su piel hidratada y suave
  • Si puede, mire y sienta sus pies con sus manos. Córtese las uñas regularmente. Si no puede hacerlo, acuda al podólogo para que le haga un seguimiento.
  • Vista medias y zapatos en todo momento
  • Proteja sus pies del frío y del calor
  • Mantenga la circulación sanguínea en sus pies
  • Acuda al podólogo si es diabético, aunque no sufra ninguna dolencia o cambio morfológico en sus pies

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Hormigueos y calambres
  • Ausencia de sensibilidad
  • Aparición de úlceras en la piel del pie

En Ortopedia Clínica Poyatos ofrecemos uno de los más novedosos tratamientos con resultados garantizados mediante las plantillas y calzados de AVANINSOLES, un pionero tratamiento para pacientes diabéticos o con riesgo de ulceración/amputación en el pie. Este tratamiento puede ser únicamente de plantilla o zapato, o ambos combinados, según las necesidades clínicas del paciente. Para mayor información contacte con nosotros.